El pueblo y sus atractivos

La ciudad de Castro Urdiales es una de las más bellas de toda la costa cántabra. Son de admirar la atalaya, el faro encaramado en lo alto del castillo y asomado al acantilado desde donde disfrutar de unas preciosas vistas de todo Castro Urdiales. La iglesia de Santa María, la mejor iglesia gótica de toda Cantabria; el Puente Romano, si bien en realidad es de origen medieval, deja atrás la atalaya y nos da paso al puerto y a la ermita de Santa Ana subida en una peña al principio del rompeolas. En la calle Ardigales, centro del pueblo, tenemos el Ágora donde podemos visitar las ruinas romanas e imaginar como fue aquí la vida hace casi 2000 años. En el casco antiguo, los típicos restaurantes y tabernas del puerto no dejarán indiferente al amante del buen yantar. Pinchos, cazuelitas, tapas, cocina marinera, cocina montañesa… Gastronomía para todos los gustos y apetitos.